Informática | Tras la pelea con Apple por la privacidad, el FBI iría con todo por los chats de WhatsApp
192
post-template-default,single,single-post,postid-192,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Blog

Posted by mcusmai in Informática

Tras la pelea con Apple por la privacidad, el FBI iría con todo por los chats de WhatsApp

La disputa entre el Gobierno de EE.UU. y las empresas tecnológicas estaría a punto de escalar a los servicios de mensajería. Opina un especialista argentino en la materia.

Como es público hace varias semanas, la pelea entre el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y Apple por el acceso a un iPhone bloqueado está lejos de resolverse, sin embargo parece que el FBI debate puertas adentro el que será su nuevo blanco en la cruzada por acceder a datos privados: WhatsApp.

La aplicación de mensajería instantánea, propiedad de Facebook, abriría otro frente de batalla para la administracion Obama en el tema de la disputa por la encriptación que mantiene con Silicon Valley, o lo que es lo mismo, con la seguridad y la privacidad individual.

Según WhatsApp, en el último año se agregó la encriptación de llamadas y chats que se transmiten vía Internet, con lo que no sería posible acceder a ninguna conversación privada por parte de la compañía, ni siquiera mediando una orden judicial.

Un artículo publicado en The New York Times revela que los investigadores del Departamento de Justicia evalúan cómo seguir con una investigación criminal en la que un juez federal ya aprobó la vigilancia (o escucha de una “línea”), pero en la que es imposible avanzar por el encriptado de WhatsApp. Si bien no hubo declaraciones oficiales de ninguna de las dos partes, trascendió que se trataría de un caso puntual que no sería relativo a una acción terrorista.

Para entender cuáles serían las consecuencias, las fuentes citadas por el diario estadounidense aseguran que los investigadores ven al cifrado de datos de WhatsApp incluso como un problema mayor que el presentado a partir del iPhone bloqueado de uno de los responsables del tiroteo de San Bernardino, porque va al corazón mismo de la vigilancia y el espionaje de los usuarios.

De hecho, aseguran que se debería forzar a WhatsApp a colaborar brindando la información que ha sido encriptada, mientras que desde el poder legislativo ya hay senadores que hablan de introducir leyes para que provean al Gobierno con información que se pueda leer.

“El F.B.I, y el Departamento de Justicia están elgiendo las circunstancias adecuadas para meterse en las peleas que los hagan quedar mejor”, asegura Peter Eckersley, una de las caras visibles de Electronic Frontier Foundation, una organización sin fines de lucro especializada en el estudio de derechos digitales. “Esperan que un caso que haga su demanda razonable ante la opinión pública”.

Como también fue conocido, este mes un ejecutivo de Facebook fue detenido por la justicia brasileña por no proporcionar datos que fueron solicitados sobre una supuesta conversación de WhatsApp en un caso de tráfico de drogas. “WhatsApp no puede dar información que no tiene”, fue la declaración final de la compañía.

Pegarse un tiro en el pie
“El problema es que la movida de política pública que iría contra Whatsapp es la misma que contra Apple: para poder entrar a un chat tenés que crear una vulnerabilidad que te permitiría acceder a todos los chats que quisieras, cuando quisieras”, explica Javier Pallero, el especialista cordobés que trabaja para Acces Now, otra ONG internacional enfocada a la ampliación de derechos digitales.

¿Una pista de que esto podría suceder? “Cuando el gobierno de EE.UU. permitió que el FBI usara la tecnología de espionaje de tráfico de Internet de la NSA, se justificó diciendo que solamente se aplicaría en casos particulares de espionaje a extrajeros. Bueno, la semana pasada trascendió que se está usando también para delitos federales. Por ejemplo, la infracción de derechos de autor es un delito federal en casi todo el mundo”, apunta Pallero.

Si bien desde Access Now hay preocupación, suponene no va a haber muchos cambios, porque al sistema legal le sirve que la legislación sea amplia, y que se siga aplicando la ley que ampara la recolección de datos de la NSA. “Además, cambiar todo de raíz implicaría que los soportes digitales que usamos hoy, basados en Internet, sean vulnerables ‘de fábrica’. El único cifrado efectivo es el que no se puede descifrar. Si las empresas digitales abrieran esas puertas, los datos también quedarían expuestos a los delitos digitales”, advierte.

El ejemplo más claro es la tendencia a ciudadanía y firma digital en la que trabajan los varios estados nacionales (en Argentina y en Córdoba, particularmente, también). Para el especialista, el cifrado de esos sistemas es parecido al que utilizan WhatsApp y Telegram, y no es difícil imaginar qué pasaría si la seguridad de estos fuera coprometida de ese modo.

“El problema es que a nivel global, hay políticos que preferirían pegarse un tiro en el pie para solucionar un problema de salud. La analogía es sobre hasta dónde se puede cercenar un derecho para garantizar otro. Si el daño a partir de la solución es más grande que el problema, no debería hacerse. Técnica y legalmente, consideramos que esto generaría peores consecuencias que lo que pretende atacar “.

Ingresar un comentario

happy wheels